Cerraduras, embutidas o superpuestas

16686124_z1Entre las muchas cosas que podemos embutir en nuestras vidas, están las cerraduras. Si, y aunque nos suene extraño en realidad son de las más comunes que encontramos en nuestro día a día. los cerrajeros viladecans te lo explican.

Verás, un embutido es simplemente meter algo por completo, de forma apretada o que llene a cabalidad otra cosa. Bajo esa premisa encontramos que también se aplica a las cerraduras, muy probablemente como la que tienes en tu casa, a metros de ti, es un mecanismo que está empotrado, incorporado dentro de la puerta, independientemente de su tamaño, grado de seguridad o forma, si está dentro de la puerta, es una cerradura embutida.

Ahora, ¿qué es una cerradura superpuesta? Pues en contraste de la anterior, que está dentro de la puerta, la superpuesta, segun los cerrajeros sant cugat, está encima de esta, directamente como su nombre lo indica. Por uno de los lados de la puerta, normalmente por el lado de “adentro”, está el mecanismo fijado a la cara de la puerta cerca del borde y se extiende hasta el marco de la puerta.

Seguro te preguntarás por qué existen estos dos mecanismos y cuál es la diferencia, o más bien, cuál conviene más. Bueno, como todo, porque a la gente le guste elegir y hay casos donde no hay mucha elección porque no te sirve una de las dos formas.

Por ejemplo, si estás en una habitación y te interesa encerrarte, una cerradura superpuesta es de relativamente fácil implementación y ya que el mecanismo quedará dentro, contigo, será un pequeño punto a favor de tu seguridad. Si por el contrario estás en una puerta un tanto pública, como en una oficina, quizás te convenga más una cerradura embutida, que es menos visible, manteniendo la estética por ambos lados.

Las cerraduras embutidas tienen a su favor elementos muy importantes como que el mecanismo está relativamente escondido, al estar dentro de la puerta se supone que es más difícil de accesar, aunque, al mismo tiempo, está más al alcance del exterior y quien quiera que intentase violentarlo. Mientras que la cerradura superpuesta al tener su mecanismo completamente de un lado de la puerta, facilita su supervisión desde ese lado, con la contraparte de que, desde ese lado donde se encuentra el mecanismo, la seguridad se anula pues todo el mecanismo está allí al alcance.

Cada caso es único y depende de nuestras necesidades exactas cual será la mejor opción, pero lo importante en cualquier caso es siempre decantarse por la opción que brinde mayor seguridad, puesto que ambas opciones tienen cerraduras estándares y versiones reforzadas con diversas tecnologías antirrobo y asaltos. En ambos casos la incorporación de una buena chapa de protección es esencial, y si también se pueden colocar mecanismos alternos de seguridad, estos siempre serán bienvenidos para nuestra protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *