Vie. Dic 9th, 2022

Las puertas de seguridad, desde hace siglos, han brindado muchas soluciones en cuanto a temas de seguridad y salvaguardar los intereses de cualquier persona; esto también se debe al trabajo de los maestros herreros quienes eran los pioneros de la profesión de los actuales cerrajeros rápidos en tiempos de la antigüedad.

A pesar de haber mucha información respecto a las puertas de seguridad, así como sus variedades y aplicaciones, aún hay muchas personas que les cuesta identificar las diferencias (que para otros podrían parecer obvias) que existen entre una puerta blindada y una acorazada. A pesar de que ambos adjetivos que describen a la puerta podrían ser sinónimos, al menos contextualmente, no son nada parecido en sus funciones.

Puertas Blindadas

Recordemos que el blindaje, en cuanto a puertas se refiere, se trata del revestimiento metálico interno, así como de la estructura de los cerrojos y los sistemas que protegen el mecanismo de la puerta de ataques externos, o algunos más especializados y sutiles que comprometan la cerradura. Usualmente las herramientas y accesorios de seguridad no son muy especializados en este tipo de puertas, suelen proporcionar niveles básicos de protección que pudieran ser violentados.

Por otra parte, son puertas que vienen fabricadas con materiales más ligeros pero que apilados en varias láminas (o capas) se convierte en algo lo suficientemente resistente ante golpes externos, o incluso internos.

Las puertas blindadas, por lo general, cuentan con un marco de madera que le da un toque más estético a la entrada de nuestra vivienda. Usualmente cuentan con sistemas de cerraduras con sistemas anti bloqueos, pero menos robustos que los encontrados en las puertas acorazadas.

Puertas Acorazadas

Una puerta acorazada, en contraste, es una puerta que está fabricada con materiales más robustos y resistentes. Usualmente son mucho más costosas por los sistemas que están integrados a su estructura para brindar mayor seguridad.

Otra de las diferencias más importantes con las puertas blindadas radica en el hecho de que la mayoría, como factor común, incorporan en sus cerraduras mecanismos contra ataques de ganzuado y el tan conocido bumping. Los escudos que vienen incorporados a las cerraduras, así como los cerrojos especializados que poseen este tipo de puertas brindan niveles superiores de seguridad.

Adicionalmente, los juegos de llaves que vienen con estas puertas son hechas con tecnología anticopias; así como las bisagras, las cuales vienen montadas con soldadura y fabricadas en acero de alta densidad.

Si bien existen grandes diferencias en cuanto a precios, marcas, y materiales de fabricación; es importante resaltar que la seguridad de nuestro hogar o nuestro negocio es algo en lo que no deberíamos escatimar. Recuerden, lo barato siempre sale caro.