Cuando un cliente reincide en una urgencia

Todo el que trabajo con atención al cliente, sabe que el prestador de servicios debe contar con una buena dosis de paciencia, cuando se tropiezas con clientes difíciles. Pero justamente en ese momento deja muy claro la vocación que puede tener con sus profesión.

Los cerrajeros urgentes pueden toparse con clientes que reinciden en una misma urgencia, es decir que constantemente por su forma de vida, manera de hacer las cosas o limitaciones físicas, necesitan los servicios de cerrajería en mataro.

Pero esto debería ser una oportunidad para que los cerrajeros puedan ganar dinero cuantas veces sean solicitadas, pero también es una responsabilidad de los mismos en ayudar a sus clientes a mejorar sus herramientas de seguridad o sugerir como adecuar sus ambientes.

Evaluación de nuevas estrategias

Hay casos en los que solo los profesionales de la cerrajería, saben qué medidas aplicar en situaciones complejas. Existen casos que hay que abordar de manera distinta que para el resto de sus clientes, esas son las excepciones.

  • Amas de casas con muchos niños pequeños: es necesario una cerradura de doble embrague es posible que se queden las llaves dentro o puestas por la parte interior por la dificultad de mantener la atención en más de un niño, esta sería una medida de prevención, que minimiza la cantidad de veces que se llama a un cerrajero para que la abra cuanto antes.

  • Discapacitados: el uso de sillas de ruedas o instrumentos como muletas o andaderas para caminar, dificulta la apertura de una puerta. La instalación de cierra puertas o cerraduras electrónicas con mandos a distancia, aumentaría la calidad de vida y su nivel de seguridad.

  • Ancianos: la reducción de la visión y la pérdida de fuerza en sus manos, hace que los cerrajeros sugieran cerraduras de alta seguridad con mecanismos automatizados que faciliten su acceso, en lugar que tener que escoger en un manojo de llaves cual es la indicada para esa cerradura.

Como estos tres ejemplos concretos hay muchos que los cerrajeros deben evaluara para sugerir la más adecuada para sus clientes.

La flexibilidad como aspecto de la personalidad

Los rasgos de la personalidad de los cerrajeros no se pueden comprar, pero cuando alguien se tropieza con personas que les brindan una calidad en trato cuando se están recibiendo un servicio, estos vuelven contentos a solicitar porque saben que los comprenderán en los que buscan.

Uno de estos aspectos es la flexibilidad para acatar los requerimientos de sus clientes, a pesar que ya les haya advertido de las consecuencias sobre el mal uso de uno de sus mecanismos de cierre o desuso, en tal caso.

Adecuando los sistemas de seguridad

Cuando los profesionales de cerrajería son competentes en su área, pueden realizar proyectos efectivos para la sustitución de sistemas de seguridad mucho más novedosos que aporten a sus cliente mucha más seguridad, comodidad y tranquilidad al dejar sus propiedades solas o cuando se encuentran haciendo vida en ellos. Esta es una de las características entre escoger un pirata y un verdadero profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *