Tres problemas habituales de cerraduras

Los cerrajeros suelen tropezarse con problemas en la cerrajería muy comunes entre sus clientes. Cuando una puerta se traba o sus dueños no logran a abrirlas es cuando da lugar a los servicios. Pero muchos de estos pueden evitarse con un mejor mantenimiento.

No hay que esperar que se suscite la falla para llamar los cerrajeros para socorrer. Con un mantenimiento preventivo de las cerraduras, con seguridad serán menos probables tener llamar a los cerrajeros https://cerrajeros24hterrassa.es para que acudan a tu solicitud de servicios de urgencias.

Si aprendes cómo realizar un mantenimiento rápido a tus cerraduras, estas podrán perdurar más en el tiempo. De tener que cambiarlas será solo porque sus mecanismos se han vuelto obsoletos pero no porque están dañados o tienes detalles en su funcionamiento.

La llave no entra

Si estas frente a esta falla, es posible que se deba a la travesura de los niños de la casa en introducir algún elemento por la ranura del cilindro que impida entrar la llave o en el peor de los casos porque un delincuente buscaba entrar a tu vivienda sin poder conseguirlo.

Si la llave opone resistencia lo más recomendable es no forzar a que entre. Hay que intentar observar en la ranura, y si es posible extraer el objeto que está atravesado con una pinza. A veces por la prisa notamos que algo no es igual y sin embargo no le damos importancia.

Los delincuentes pueden vulnerar la cerrajería, introduciendo materiales dentro del cilindro para obtener un duplicado de forma ilegal. En algunos casos puede ser sencillo retirarlo pero antes de poder dañar la cerradura en mejor llamar a los cerrajeros de Sants para que con herramientas indicadas la hagan funcionar correctamente.

El cilindro está muy duro

Si el cilindro esta duro o no gira puede deberse a que se ha atascado por las temperaturas muy bajas, que hace que se congele el mecanismo interno, o por que el cierre se dañó y quedo trabado.

En el primer caso bastara con calentar la cerradura con un secador de cabello por ejemplo, para que se libere las partes congeladas. Pero si la pieza de cerrajería se dañó, no queda de otra que sustituir el cilindro o toda la cerradura completa.

A veces es mejor invertir un poco en una cerradura de calidad para aumentar el nivel de seguridad de un establecimiento aprovechando el suceso de una falla.

El pestillo no funciona

Esta falla para los cerrajeros es más sencilla a pesar de que deban desmontar toda la cerradura para observar si solo se desencajo una de los resortes que van a accionar al pestillo o por alguna razón se ha dañado quizás algún golpe.

Dejar que una puerta con el vaivén del aire se golpee constantemente es asegurar que se dañe tarde o temprano, esa vibración en mayor o menor intensidad siempre termina desencajando las piezas internas de la cerradura haciendo que su funcionamiento fracase.

Cualquier cerradura debe estar estable y debe tener una distancia prudencial entre ella y el orificio del marco, de otro modo será más fácil abrir con una palanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *